Pensamientos cortos en relacion afectiva (Filial)

Pensamientos cortos en relacion afectiva (Filial)pensamientos cortos

Una mañana, Cristy despertó como cada día, un poco adormilada para ir a la escuela. Sus primeros pensamientos cortos fueron hacia preguntarse qué clases tendría y que ropa usaría ese día. Recordó de repente, una plática del día anterior que había tenido con un amigo muy simpático y en su rostro se dibujó una gran sonrisa por el recuerdo de esa conversación. Se sentía bien porque sabía que esa mañana volvería a ver a su querido amigo y seguramente tocarían el tema que la hacia reír tanto. Continuó alistándose para la escuela con ánimo en sus pensamientos cortos hasta que…


Escuchó un grito pero no supo exactamente de qué se trataba, sabía que era su mamá e inmediatamente su sentir de ánimo se convirtió en temor. Se abrió su puerta y ahí estaba, con el rostro bien marcado por el enojo, su mamá y atrás de ella su papá. Cristy dijo: ¿Qué pasa? Y a partir de ese momento fue lo único que pudo decir.


Sus padres comenzaron a decirle todas las fallas que había tenido, todo lo que no limpió, todo lo que ellos estaban sacrificando para que ella tuviera lo que tiene, que no merecía una familia como esa, etc., etc.


Posiblemente Cristy no había hecho las cosas que debió hacer en su momento, posiblemente su falta de madurez la había hecho cometer errores que ante los ojos de una persona “madura” no eran las correctas, sin embargo Cristy era una chica dulce pero sin experiencia en la vida. Este detalle es el que muchos padres no pueden ver.

No dañemos los sentimientos en los demas y poner pensamientos cortos buenos.

La madurez no se da metiéndose al horno o envolviéndose en periódico, en un ser humano en ocasiones toma mucho más tiempo del que parece necesitar.

Esa mañana, al salir de su casa hacia la escuela, todo era obscuridad en los pensamientos de Cristy, a pesar de que el sol estaba radiante. El impacto emocional negativo fue tan fuerte que ni el mismo amigo querido pudo hacerla reír ese día. En su cabeza solamente habían pensamientos cortos de enojo, rabia e impotencia. No se pudo defender, eran dos contra uno. Sabía que de nada le valdría justificarse porque jamás la escuchaban.


Las peleas en casa eran cada vez más frecuentes y la agresión verbal ya era demasiada. Los días seguían pasando y cada vez eran menos las mañanas con pensamientos de armonía en la cabecita de Cristy. “Maduró” y llegó a ser muy responsable porque ella decidió serlo, sin embargo su carácter había sido fuertemente dañado. Se convirtió en una persona llena de rencor y amargura. Nada la hacia reír, repelaba de la gente positiva y se burlaba de quienes tocaban el tema de superación personal porque para ella no tenía sentido.


La relacion afectiva regularmente es duramente dañada por dejar de comprender que todos pasamos por un proceso de aprendizaje. Exigir más de lo que realmente puede comprender un hijo pequeño o un adolecente puede mermar las relaciones, incluso terminar con el autoestima personal y hacer pedazos el carácter de ánimo de una persona por muy fuerte que esta sea.


Cuando la relacion afectiva se daña, en muchas ocasiones la experiencia del día se tornan desfavorable. Parece como si todo saliera mal después de un pleito con alguien en casa, ya sea con la pareja o con los hijos. Los problemas familiares deben enfrentarse con la mejor actitud posible, buscando siempre la solución y no los culpables, ya que de ello dependerá la autoconfianza en el mundo externo.


Si amamos de verdad a nuestra familia, demos más comprensión a cada uno de los que viven junto a nosotros, motivemos al diálogo y de esa manera se fortalecerá la seguridad y la confianza para enfrentar las situaciones difíciles que se presenten.

Hay que pensasar lo que dicimos para no dañar los sentimientos y los pensamientos cortos.

Si te gusto comparte...

No comments yet... Be the first to leave a reply!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*