El Carácter y el Corazón (Los pensamientos cortos pueden ser bendición o tropiezo porque se convierten en acciones)

El Carácter y el Corazón (Los pensamientos cortos pueden ser bendición o tropiezo porque se convierten en acciones)

Pensamientos cortos de caracter

La importancia de los pensamientos cortos en nuestro comportamiento influyen grandemente en las cosas que obtenemos diariamente.

Carácter se deriva de característica, y como humanos, nuestro carácter es lo que nos caracteriza de acuerdo a nuestro comportamiento a través de nuestros pensamientos cortos.

El carácter se refleja en lo físico, primeramente en la cara por pensamientos cortos(de ahí la palabra también).

Es por esta razón que los sentimientos y los pensamientos cortos (que no se pueden ver) serán reflejados en la cara (donde se pueden ver). Los sentimientos de enojo, tristeza, paz, falsedad, piedad, amor, misericordia, comprensión, odio, envidia, altivez, etc. se pueden detectar regularmente por la expresión de la cara.

Sin embargo eso solamente son apariencias, ya que si vamos un poco más profundo con los pensamientos cortos, encontramos que todos los sentimientos se encuentran en el corazón, no de forma literal, pero si deforma emocional y aun más profundo de forma espiritual.

Nuestro carácter se forma por pensamientos cortos que se generarón en el corazón desde niños y con el paso de los años ha cambiado por las situaciones y circunstancias vividas.

En Proverbios 4:23 dice claramente: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida“. Necesariamente nos lleva a poner mayor atención a las cosas y pensamientos cortos que están formando nuestro carácter. Si permitimos que cualquier persona o condición nos haga cambiar el buen carácter que traemos a uno completamente equivocado, quiere decir que no hemos guardado nuestro corazón de sentimientos equivocados. Guardar seria cuidar.

Bíblicamente encontramos diferentes caracteres en líderes y personas que Dios utilizó para cumplir sus propósitos.

Podemos ver la vida e historia de grandes hombres como Pablo, Abraham, Moisés, quienes tenían un carácter distinto pero el corazón dispuesto. Y podemos ver el carácter de Jonás, que hasta se enojó porque Dios perdonó al pueblo de Nínive.

¿Te enojas porque Dios tiene misericordia de otro? ¿O te sientas en un berrinche porque la sopa estaba fría o te hicieron un corte de cabello diferente a como lo querías y te generas pensamientos cortos malos?

“Niéguese a sí mismo” sería  entregar ese carácter, negar la forma de ser con la que siempre vivimos, para dar paso al nuevo hombre que Dios quiere hacer de nosotros.

¿Qué tan dispuestos estamos con nuestros pensamientos cortos? ¿Podríamos someter nuestro temperamento a Cristo?

Le dirías a Dios, “bueno pues así soy, ni modo”, con esa actitud difícilmente podríamos estar en obediencia.

La única forma de hacer un cambio radical en el carácter tener pensamientos cortos sanos y, con la ayuda del Espíritu Santo. Él es quien nos convence del pecado (cómo nos comportamos); solo basta reconocer esos hábitos de carácter opuestos al carácter de Cristo y rendirnos ante él para que perfeccione su obra en nosotros. Nuestro corazón será guardado y protegido, porque ahora estará sujeto a la obediencia en Cristo Jesús.

Genera pensamientos cortos buenos y sanos. 

Si te gusto comparte...

Comments are closed.